Una carta que nunca llegará a su destinataria

Imagen publicada en el Portal de Archivos españoles el 4 de enero de 2021

 

La vida es muy curiosa. El 4 de diciembre de 2020 me di a la tarea de localizar a doña Vicenta Cortés Alonso, gran paleógrafa y archivista que hoy, justo un mes después, 4 de enero de 2021, ha dejado este mundo terrenal. La conversación que me motivó a buscarla la tuve con quien justo hoy también, me comunica su deceso, mi colega Héctor Cuevas Arenas, a quien hace un par de años dirigí su tesis doctoral. Pero hay una coincidencia más, apenas hoy, mi esposo me depositó la carta en el correo mientras yo me sometía a una pequeña intervención dental. Es una pena que doña Vicenta nunca leerá esas lineas que con tanto afecto le envié, pero quiero dejar testimonio acá, de los lazos que nos unieron gracias al cultivo de la paleografía. Como un pequeño homenaje a su vida consagrada a los archivos y a las escrituras antiguas, anexo aquí, para las nuevas generaciones, el testimonio de su noble alma y mi intento de volver a comentarle los progresos de la paleografía en América. 

Transcribo aquí la carta que quizas recibirá su sobrina y una imagen de la misiva original tan especial que ella me envió cuando recibió mi primer Manual de Paleografía en el que yo utilizaba algunos de los materiales de su útil texto, que aparece citado en el mío: La escritura y lo escrito.

«Springfield, Virginia, 23 de diciembre de 2020

 

Estimada doña Vicenta:

 

El viernes 4 de diciembre me encontraba en una sesión de “zoom” hablando con un exalumno colombiano, quien entre las noticias que me daba me decía que el próximo semestre impartirá un curso de paleografía. En medio de la conversación recordé que usted me había escrito una bellísima carta hace muchos años en la que a propósito de la publicación de mi libro de paleografía hablamos de otras cosas. Desde ese momento me dí a la tarea de buscar la carta para mostrársela a mi exalumno con orgullo. La encontré al día siguiente, pero no logré ubicar el sobre en el que venía. Mi esperanza era poder escribirle para contarle los progresos que desde aquel año 2001 ha tenido, no solo el libro, sino el interés de jóvenes generaciones por esta complicada disciplina.

En estos días me he dado a la tarea de preguntar por usted entre gente que pudo conocerla: Armando Martínez Garnica, María Cristina Navarrete, María Mercedes Ladrón de Guevara. La noticia más esperanzadora me la acaba de dar mi propia hermana Margarita Silva Prada -historiadora y archivista-, quien me dice que hace unos días la vio a usted a través de una sesión de Facebook Live. Ese video me dió esperanzas de ubicarla pronto, así como otro muy interesante que proyectó la UNED en el año 2013. Al final, la indicación de mi hermana era una confusión con la archivista Antonia Herrerra y quien finalmente me comunicó su dirección postal fue María Cristina Navarrete, quién me contó que ha podido hablar con usted por teléfono.

Espero que a la llegada de mi tarjeta navideña y de año nuevo se encuentre usted gozando de buena salud en su merecido retiro.

Yo le escribí por primera vez a usted en abril del año 2001, supongo a través de una cuenta de correo electrónico que ya no existe. En noviembre de 2002 recibí su bella carta en la que ya había recibido mi libro Manual de paleografía y diplomática hispanoamericana (le adjunto la carta suya como recordatorio de nuestra conversación). Allí se pierde mi memoria y supongo que yo habré vuelto a escribirle. Yo soy esa colombiana que trabajaba en México y que publiqué el Manual con la Universidad Autónoma Metropolitana. Ahora vivo cerca de Washington DC, me dedico a la investigación histórica y asisto con frecuencia a la Biblioteca del Congreso. A partir de 2011 me dediqué a la difusión de la Historia y la paleografía y he echado a andar dos bonitos proyectos que tienen muchos seguidores. El blog “Paleografías americanas” (https://paleografi.hypotheses.org) es bastante utilizado, así como el nuevo manual digital que creé llamado Del Arte de las escrituras antiguas, del cual vendí este año 38 ejemplares. No es mucho, pero si hay mucho interés entre los jóvenes.

Si quisiera escribirme le dejo mi actual dirección postal y le reitero mis buenos deseos para el año 2021, esperando sea mejor que esta dura prueba que hemos tenido que vivir en 2020.

Con todo afecto,

Natalia Silva Prada»

Esta fue la carta que doña Vicenta me escribió en 2002:

Doña Vicenta Cortés tuvo una larga y productiva vida en sus casi 96 años que hubiera cumplido en marzo. Su legado es grande, como lo demuestran las varias biografías y biobibliografías que podemos encontrar en red. En el año 2015 ella donó su archivo privado al estado español que reposa hoy en el Archivo Histórico Nacional en Madrid, el cual puede consultarse a través de este link: http://pares.mcu.es/ParesBusquedas20/catalogo/description/12654703

 

 

Natalia Silva Prada

Especialista en historia cultural del periodo colonial americano. Doctora en Historia por El Colegio de México. Autora de Del arte de las escrituras antiguas; 'Los Reinos de las Indias' y el lenguaje de denuncia política en el mundo Atlántico (s.XVI-XVIII); La política de una rebelión: los indígenas frente al tumulto de 1692 en la ciudad de México; William Lamport, rey de las Américas y Emperador de los mexicanos. Otros libros de su autoría y sus artículos de investigación científica pueden consultarse en https://loc.academia.edu/Natalia Silva Prada Además de este blog es autora del blog "Paleografías americanas": http://paleografi.hypotheses.org" y del blog de gastronomía histórica "Love cooking, love History": http://blogs.eltiempo.com/love-cooking-love-history/

More Posts - Website

Follow Me:
Twitter